Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 20 de octubre, 2020 Alimentación comentarios Bookmark and Share
< Volver

Un informe de PwC, encargado por los colectivos que representan a la cadena de la industria alimentaria, incluida la restauración, señala en 120 millones de euros las pérdidas en facturación por la subida de impuestos sobre las bebidas azucaradas, una medida que, según el estudio, "no combate los problemas de obesidad".

Aecoc, Aces, Anged, Asedas, Hostelería de España, Marcas de Restauración, Promarca y Fiab han presentado los resultados del Informe sobre fiscalidad y alimentación encargado a la consultora PwC, en el que se recogen las posibles repercusiones económicas y sociales de la subida del IVA del 10 al 21% a las bebidas azucaradas y edulcoradas planteada por el Gobierno de España a la Comisión Europea. 

El estudio recoge que el incremento del tipo de IVA para determinadas categorías de productos podría suponer para la economía española una caída de la facturación de cerca de 120 millones de euros, una pérdida de Valor Añadido Bruto de 110 millones de euros y una destrucción de casi 2.000 puestos de trabajo.

Los impuestos no cambian hábitos de consumo

En relación al anuncio del Gobierno de que esa subida del IVA a las bebidas azucaradas y edulcoradas es una medida para favorecer hábitos más saludables, el Informe de PwC señala que “la evidencia científica basada en la experiencia de países que han implementado impuestos a alimentos y bebidas con el objetivo de mejorar la salud demuestra que la política fiscal utilizada para resolver el problema de la obesidad es limitada, inconcluyente e incluso lo han eliminado por los efectos negativos que tiene sobre la actividad económica, el empleo o la equidad”.

Así pone el ejemplo de Francia y México, paísesn en los que tras 6 años de aplicación del impuesto a las bebidas azucaradas, "no muestra hasta el momento ningún efecto en términos de reducción de sobrepeso".  En otros lugares como Dinamarca, Eslovenia, Australia y Colombia, es una medida que " han eliminado por ineficaz y negativa para el conjunto de la economía".  

Otras acciones conjuntas para erradicar el problema 

Representantes del sector apuntan a la importancia de impulsar la colaboración púbico-privada e implicar a todos los agentes en todos los sectores de la economía de cara a sensibilizar a la población, promocionar e incentivar estilos de vida más activos y saludables, desarrollar acciones informativas y educativas, dotar con infraestructuras e instalaciones a la ciudadanía y promover acuerdos y compromisos en los distintos ámbitos. 

“Para enfrentarnos de forma efectiva al problema de la obesidad y evitar los efectos colaterales que una política fiscal puede tener sobre la economía y sociedad española, es necesario seguir un enfoque holístico, multisectorial y coordinado entre el sector público y privado. La obesidad, el sobrepeso y otras enfermedades están originados por múltiples factores y no se pueden combatir con impuestos”, afirman fuentes de la cadena alimentaria.  

Un impuesto regresivo que afectaría a las rentas más desfavorecidas

Desde el punto de vista social, el incremento del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas  también impactaría negativamente en las rentas más desfavorecidas. 

“Los impuestos ad valorem, que se fijan en función del precio del producto, como el IVA y los impuestos unitarios, son muy regresivos, ya que no tienen en cuenta la renta de los hogares: por cada unidad de producto comprado, pagan lo mismo las rentas más altas que las más bajas”, recuerda el Informe de PwC.  

Esta política fiscal agravaría la crisis sobre el consumo y perjudicaría a las rentas más bajas s. Los hogares con el nivel socioeconómico más bajo, cerca de 4,7 millones, suponen el 17% de la renta nacional y acabarían soportando el 22% de la recaudación del impuesto.

“No tenemos dudas de que una subida del IVA respondería a un criterio puramente recaudatorio y vulneraría los principios de no discriminación, necesidad, proporcionalidad y simplificación de cargas administrativas, y la consecuente pérdida de la unidad de mercado. Estaría comprometiendo la competitividad de un sector que en su conjunto representa el 15% del PIB y, con ello, la recuperación económica que tanto necesita este país en estos momentos”, señalan los representantes de las organizaciones sectoriales.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus