Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 5 de agosto, 2019 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual, Asepal, recuerda la importancia de extremar las medidas preventivas en el sector de la hostelería este verano. Para evitar estos riesgos, advierte sobre la necesidad de mejorar la formación tanto de trabajadores como de las empresas.

Temporalidad, precariedad salarial y escasa cualificación son los tres factores que sitúan la hostelería como uno de los sectores laborales que más peligros agrupa y a sus trabajadores como uno de los colectivos con más riesgos de padecer accidentes y lesiones durante el verano.

"El aumento de personal en el sector hostelero confirma que este colectivo puede sufrir más riesgos de accidente", explica Luis Gil, portavoz y secretario general de ASEPAL. Por eso, ante el aumento de contrataciones desde esta asociación insisten que la formación es imprescindible para evitar o reducir la siniestralidad laboral.

Una gran parte de este sector desconoce los requisitos de cada empleo y cuáles son los equipos protección individual (EPI) que deben utilizar sus trabajadores. Es lo que subrayan desde Asepal que para evitar riesgos y con ello las posibles lesiones es necesario prevenir mejorando la formación y seguridad de los trabajadores.

"Las empresas deben informar de cada EPI según el trabajo que desempeñen y formarlos para evitar accidentes, además de adoptar las medidas preventivas necesarias y el uso adecuado de los equipos", destaca Luis Gil.

 

Lesiones más comunes en hostelería y EPIs necesarios según el puesto de trabajo

Cocineros

Quemaduras, cortes, pinchazos, resbalones, exposición a altas o bajas temperaturas, contacto eléctrico, contacto con sustancias tóxicas, lesiones musculares y estrés son los riesgos más comunes a los que se enfrentan los cocineros.

Para prevenirlos debe disponer de manoplas para evitar quemaduras, guantes de malla metálica, calzado resistente al deslizamiento debidamente certificado y guantes para fregar, entre otros.

Camareros

Caídas por suciedad y líquidos, quemaduras, insolaciones, cortes y estrés son los riesgos más comunes que sufren los camareros. La prevención, además de los EPI adecuados como gafas de sol, protección solar y calzado resistente al deslizamiento debidamente certificado (por la prevención de caídas por resbalón), se consigue también mediante un mantenimiento de la limpieza y el orden del puesto de trabajo.

Camareros de piso

Sobreesfuerzos, caídas, contacto a sustancias tóxicas, lesiones musculares y lumbalgia son los riesgos más comunes que sufren los camareros de piso. Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), el 77,5 % de los trabajadores sufre alguna molestia lumbar provocada por los esfuerzos y posturas producidos del trabajo que ejecuta.

En este caso, la prevención se basa en la educación de las posturas correctas para cada tarea como hacer las camas, el uso de calzado resistente al deslizamiento debidamente certificado, desconectar los aparatos de la red eléctrica antes de limpiarlos, usar guantes de protección contra productos químicos y una ergonomía adecuada que se adapte al puesto del trabajo.

Personal especializado

Cambios bruscos de temperatura, golpe de calor, contacto con sustancias químicas son algunos de los peligros más frecuentes del personal de lavandería o en cámaras de refrigeración.

Para evitar estos riesgos es importante evitar las variaciones bruscas y realizarlas gradualmente, utilizar ropa de protección contra el frío, protecciones de manos y brazos, vías respiratorias según sea necesario contra la exposición a sustancias químicas, entre otras protecciones e hidratarse bien.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus