por InfoHoreca 14 de febrero, 2019 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Con San Valentín, una de las fechas más marcadas en el calendario de todo tipo de restaurantes, el sector de la hostelería se prepara para vivir uno de sus días de mayor actividad. Macondo, insignia de la cocina colombiana en Barcelona y gestionado por dos parejas, es un reflejo de cómo el mundo de los negocios y el personal se pueden combinar con éxito y creatividad. Un reportaje de Opentable. 

El restaurante Macondo -reconocido por la excelencia y experiencia gastronómica caribeña que aporta a sus comensales- y OpenTable -la plataforma líder mundial de reservas de restaurantes online- comparten las claves para saber llevar el éxito en el mundo sentimental al laboral y gestionar con eficiencia un restaurante:

  1. Especialización y trabajo en equipo, el binomio del éxito. Un restaurante es un negocio, y como tal, el tiempo que dedicamos al mismo debe entenderse de la misma manera que si lo estuviéramos dedicando en una oficina. La especialización es una apuesta clave para exprimir al máximo el potencial del restaurante, pero ¿cómo conseguirlo? Al llevar la gestión en pareja, los miembros deben conocer cuáles son sus puntos fuertes y centrarse en ellos para que salga a relucir sus ventajas. Desde Macondo tienen diferenciada la parte de la gestión del servicio y la sala de la parte de administración y marketing del restaurante. Con el expertise de cada uno es así más fácil saber incorporar nuevos conceptos e incluir la creatividad al restaurante de una manera que sea eficiente e incluso rentable para el negocio. 
  2. Dinámicas de comunicación para superar cualquier reto (profesional y sentimental). Un restaurante es un negocio muy demandante y con mucha presión en la gestión diaria. El hecho de llevar la gestión en parejas puede parecer más fácil por haber mayor confianza, pero supone un desafío añadido: es normal que existan discrepancias en las opiniones sobre qué puede funcionar mejor para el restaurante. Por lo tanto, el contar con una actitud comunicativa que permita negociar diferencias y escuchar las ideas de la pareja para llegar a acuerdos y llevar la gestión a buen puerto, es un factor clave.
  3. Separación entre la vida dentro y fuera del restaurante. Compartir los mismos horarios puede hacer que la vida profesional y personal queden entremezcladas, por lo que debe establecerse una línea divisoria entre el trabajo y la vida de pareja fuera de él.

“Generalmente vamos y regresamos a casa de Macondo juntos y construir este proyecto es algo que nos ha hecho crecer mucho de forma individual y como pareja”, explica Carolina Casas, socia y gerente del restaurante Macondo. “Aunque en nuestro caso tratamos de restringir en lo posible las conversaciones laborales al restaurante para desconectar en casa, es bueno saber que si necesitas algo de última hora tienes a la persona que te puede ayudar a unos metros de distancia en casa”.

  • Gestión de los tiempos y servicios. El hecho de llevar la gestión del restaurante de la mano de tu pareja trae consigo un obstáculo: cuándo poder tomarse juntos un descanso. En este sentido, desde Macondo nos aportan una solución: construir un equipo sólido. Está claro que, para poder tener este descanso juntos, tiene que haber un equipo detrás que se encargue de la gestión en ausencia de la pareja. Este equipo debe tener la formación necesaria para cubrir los huecos necesarios durante la ausencia de la pareja.

“No es una tarea sencilla encontrar las fechas en las que poder tomarse un descanso de la gestión del restaurante, sin embargo, hoy en día cada vez es más sencillo gracias a las oportunidades que han traído las nuevas tecnologías”, destaca Carolina Casas. “Gracias a la ayuda de plataformas como OpenTable la gestión del restaurante se puede seguir realizando de una manera sencilla y eficiente sin estar físicamente en el local, además de las ventajas de poder estar visibles para una mayor audiencia o el atraer a comensales nuevos y de calidad”. 

  • Los detalles en su máximo exponente. Al igual que sucede en una relación, los pequeños detalles son los que marcan la diferencia entre un día normal y un día para recordar. Cuidar el ambiente de tu local es tan importante como el de tu casa. Si repites una rutina constantemente tu proyecto tiene muchas probabilidades de, en el mejor de los casos, perder el efecto sorpresa para tu público. En este sentido, desde Macondo aconsejan saber aprovechar las fechas `naturales´ que ya tenemos en el calendario. Por ejemplo, teniendo San Valentín a la vuelta de la esquina, el hecho de contar con música en vivo con acordes de boleros, junto a un menú especial con su plato estrella, es una apuesta para transportar a los comensales a la misma Colombia durante esa noche.

“Emprender un proyecto en pareja trae consigo muchos retos en todos los sentidos, pero también supone un proceso de aprendizaje y crecimiento constante y personal muy grande”, explica Casas. “En el mundo de la restauración, y más en un país donde hay tanta competencia en el sector como es el caso de España, si no sabes cuidar cada uno de los eslabones de la cadena es prácticamente imposible llevar tu negocio a buen puerto, y al llevar la gestión en pareja, se ve irremediablemente reflejado en tu relación”.

 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus