Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 21 de octubre, 2016 Proveedores comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Universidad de Zaragoza ha analizado la efectividad de los productos herméticos para hostelería de distintas marcas, y han determinado que son los de Araven los que "mejor protegen los alimentos de la contaminación externa". Además de demostrar su fiabilidad, los investigadores han comprobado que prolongan la vida útil de los alimentos, lo que reduce las mermas en cocina.

El Grupo de Investigación en Alimentos de Origen Vegetal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza analizó durante seis días la evolución de muestras de pechuga de pollo en cuatro recipientes de las marcas más valoradas y vendidas en el mercado.

Este estudio ha demostrado que los envases herméticos ColorClip de la empresa aragonesa Araven para el sector de hoteles, restaurantes y catering (Horeca) "prolongan la vida útil de los alimentos más que los de sus competidores, evitando contaminaciones externas y el desarrollo de carga microbiana en su interior, además de cumplir con toda la normativa higiénico sanitaria".

El desarrollo de la prueva se realizó con muestras de pechugas de pollo de la misma procedencia, fecha de sacrificio y carga microbiana,  y aceite de girasol en cuatro envases diferentes. Durante los seis días de investigación, se analizó la apariencia externa (color y textura), el aroma a pollo fresco, y la aparición de microorganismos (aerobios mesófilos totales, aerobios psicrótrofos totales y enterobacterias). Hay que tener en cuenta que la carne de pollo es un alimento de corta vida útil.

Las piezas de carne conservadas en los envases herméticos de Araven mantenían mejor el aroma característico de pollo fresco, se deshidrataban menos los bordes del filete y, además, adquirían menos tonalidad amarillenta.

Entre otras conclusiones, el análisis demuestra que en los envases de la competencia se produce un crecimiento de eterobacterias de 1.4 unidades logarítmicas superior al registrado en los envases Araven. Esto es debido por su cierre 100% hermético que ayuda a conservar mejor el alimento.

Seguimiento de las muestras de aceite de girasol

Durante 90 días, se conservó 500 ml de este tipo de aceite en cuatro recipientes distintos para observar el nivel de oxidación del producto. La rancidez de los aceites y grasas se produce por una degradación, o pérdida de vida útil, que se detecta sensorialmente porque aparecen compuestos volátiles fácilmente detectables. La exposición de aceites y grasas a temperaturas elevadas acelera esa oxidación de los compuestos.

En este caso, también Araven ColorClip, gracias a su doble cierre hermético, logra retrasar la oxidación de los ácidos grasos. Además, el estudio de la Universidad de Zaragoza señala que los materiales con los que están fabricados los envases juegan un papel importante en la seguridad alimentaria.

“El aceite de girasol fue almacenado y conservado en estufa a 60 ºC y con presencia de corriente de aire circular. El doble cierre hermético protege al producto frente a la oxidación producida por la presencia de oxígeno obteniendo tiempos de inducción más altos (test de estabilidad oxidativa) (a mayor tiempo de inducción, menor rancidez del producto)", subraya el Grupo de Investigación en Alimentos de Origen Vegetal de la Universidad de Zaragoza.

Los datos obtenidos en el análisis sensorial por parte del panel de catadores corroboran -según los responsables del estudio- los datos obtenidos en el test de estabilidad oxidativa, indicando que "el aceite almacenado en Araven ColorClip es el aceite que presenta un menor grado de oxidación a lo largo de todo el periodo de conservación siendo menor la intensidad percibida de olores a ácidos volátiles ( ácido acético y ácido fórmico) que son indicadores de la oxidación de los ácidos grasos del aceite".

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus