Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 10 de noviembre, 2020 Restaurantes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Los uniformes del restaurante Leña, el nuevo concepto gastronómico del Grupo Dani García, son fieles a su filosofía con detalles en las prendas y tonalidades que conectan piel y carne, creando el escenario rudimentario de un asador tradicional con un giro vanguardista.

Dani García representa en su nuevo restaurante Leña, la fusión de la vanguardia gastronómica sin perder los valores de asador tradicional, y esa misma filosofía es la que ha intentado trasladar el equipo creativo de Vranded a la hora de diseñar el uniforme de sus trabajadores. 

El desarrollo de esta proyecto "ha sido un verdadero reto en el que hemos querido expresar en el equilibro entre la técnica de Dani García y su respeto al producto y la versatilidad del asador, pero con un toque muy personal y una marcada influencia internacional, fruto de los viajes y vivencias del chef alrededor del mundo", explica Martín Mosquera, CEO de esta consultora.

Para ello, el equipo se ha basado en vestimentas originales y en looks monocromáticos, donde los distintos tejidos aportan un juego de texturas y pequeñas variaciones cromáticas. Al mismo tiempo, han introducido pequeños detalles oscuros, como los botones que contrastan con el resto de colores de las prendas. 

"Al utilizar el cuero en las correas, hemos conseguido conectar con la piel y la carne. Las fornituras doradas envejecidas como mosquetones y ollaos, nos transportan de nuevo a ese escenario rudimentario de asador tradicional", matiza Inma Mohedano y Beatriz Andrade, dupla creativa del diseño. 

La paleta de colores se ha basado en la decoración del local, en el que han predominado colores neutros, grises en tonos oscuro y claro, y colores más vivos de tonos rojizos, ocre y dorado. “Rompemos con los granates y naranjas -que nos recuerdan al fuego- en prendas como la camiseta del maitre o los delantales de cocina, e integramos detalles en este tono en los bordados y el hilo con el que cosemos los botones”. 

Todas las prendas giran en torno al concepto de traje; blazers y chalecos muy cuadrados, con hombreras, y grandes solapas Peak Lapel, que han renovado con una interesante abertura rectangular trasera y cruces desestructurados en el delantero. Los pantalones son chinos a los que se ha añadido unos cordones en la cinturilla, dándole un aspecto más sport e informal.

Las camisas son de cuello Mao cuadrado, con mangas que se pueden remangar fácilmente por medio de trabilla y botón. Por su parte, los delantales tienen también unas largas aberturas delanteras, para facilitar la movilidad, y bolsillos de esquinas cuadradas que conectan con el resto de detalles que se encuentran en los uniformes. En el caso de el barman se completa el look con sombrero y brazalete en color humo.

La apuesta del chef Dani García para vestir sus proyectos

“Confío en Vranded para la conceptualización del vestuario de muchos de mis restaurantes", así lo ha afirmado el tres veces ganador de la estrella Michelin, después de haber encargado, también a la consultora, el diseño de las camisetas para el equipo de sala de Bibo Beach House Tarifa, un proyecto rompedor que combina la gastronomía con lecciones de surf. 

"En el caso de BiBo, queríamos ofrecer al cliente la alegría andaluza en un restaurante. Conseguimos un toque  ochentero y colorido mediante cuatro camisetas de distintos colores”, remarca Mohedano.

Azul pastel, mostaza, salmón y french Navy; colores que representan el aroma del mar y de la naturaleza circundante, junto con el entorno joven y actual en el que las cometas pintan el cielo, dan lugar a la versión veraniega de BiBo.


Noticias relacionadas

comments powered by Disqus