Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 26 de mayo, 2020 Hostelería comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI) ha desarrollado un colchón que incorpora en su tejido agregados de nanopartículas de plata capaces de neutralizar restos de coronavirus sobre su superficie, dejándola libre del virus en tan solo tres horas. Un adelanto idóneo para hoteles y alojamientos turísticos, así como residencias.

El Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI), en Valencia, ha creado un colchón viricida que elimina la presencia de virus, entre ellos el coronavirus, y bacterias en tan solo tres horas. Una solución que puede ser ideal para garantizar la seguridad sanitaria en hoteles, alojamientos turísticos y residencias.

El proceso de autodesinfección es posible gracias a la incorporación en el tejido de agregados de nanopartículas de plata. Este tratamiento viricida, similar al aplicado en las mascarillas sanitarias FFP2, reduce la carga viral en textiles  hasta en un 99%, según ensayos validados en distintos laboratorios suizos.

El método consiste en impregnar las fibras textiles del colchón con millones de agregados de nanopartículas, hasta 10 veces más pequeñas que el virus y con una carga eléctrica positiva. Cuando las nanopartículas entran en contacto con el microorganismo, neutralizan su membrana externa, que tiene carga negativa, de esta manera pierde su escudo protector natural y deja de ser contagioso.
 
En unas tres horas, la superficie se autohigieniza, reduciendo en un 99% su capacidad de transmisión o reinfección a la persona que duerma sobre él. La duración del tratamiento es la misma que la vida útil de un colchón, estimada entre 8 y 10 años.

Certificado y sostenible

Viruclean, nombre al que se le ha dado al tratamiento, cuenta con una certificación de alcance internacional (ISO 18184:2019) que asegura la correcta aplicación del tratamiento sobre el tejido y su funcionalidad. La tecnología, además de neutralizar todo tipo de coronavirus, también ejerce su acción sobre virus y bacterias comunes, como Sendai Virus (según ISO 20743), Staphilicoccus Aureus, Klebsiella pneumoniae, Mycobacterium terrae (ATCC 15755) y RSV (Respiratory Syncytial Virus), entre otros.

Destacar también que el tejido que recubre el colchón, denominado EcoPure, ha sido fabricado con hasta 150 botellas PET recuperadas del mar. En consecuencia, su producción requiere un 59% menos de energía y reduce un 32% el CO2 en comparación con un colchón tradicional.

Una revolución en los sistemas de descanso

Es una aplicación revolucionaria ya que el colchón es difícilmente higienizable y puede albergar varios días restos del virus. "Si un infectado duerme en una cama, por mucho que lavemos las sábanas, el virus puede seguir alojado en el tejido del colchón, y su pervivencia hace factible un nuevo contagio. De ahí nuestro interés en lanzar esta investigación que hemos podido materializar en un producto que vemos idóneo para hoteles y alojamientos turísticos", comenta Tomás Zamora, responsable de innovación en ESCI.

"Es importante destacar que el colchón no tiene la capacidad de actuar sobre la salud del enfermo, pero sí neutraliza el virus para romper la cadena de contagios", matiza el investigador.

La producción de este colchon se realiza íntegramente en España, en la planta de grupo industrial del descanso Grupo Delax, primera en obtener el certificado sanitario en Europa para su división de colchones para bebés. 
 
Por cada colchón vendido se donará 1€ a la Asociación Valenciana de Ayuda a la Parálisis Cerebral (AVAPACE), y que servirá para cubrir distintas necesidades de personas adultas con parálisis cerebral en su residencia.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus