Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 12 de noviembre, 2019 Hostelería comentarios Bookmark and Share
< Volver

El marketing olfativo llega al mundo de la hostelería para reforzar las sensaciones de huéspedes y comensales. Identidad y memoria se entrelazan con las notas esenciales de un perfume hecho a la carta del negocio, que impactan en el recuerdo de quien lo percibe. Por que la experiencia de los sentidos tiene el poder de generar reacciones emocionales y es precisamente el olor el que más cala en el inconsciente humano.

En pleno paraíso gaditano, junto a una espectacular playa de arena dorada y agua transparente, rodeada de dunas y pinares, el oasis se hace realidad al pasear por los jardines que introducen al visitante en el Hotel Royal Hideaway de Sancti Petri. En el interior, lo exótico se impregna de relajación, elegancia y delicadeza con un exquisito toque de gardenia, rosa, lirio y jacinto, una fusión de aromas que se envuelve con el toque empolvado del almizcle para crear la sensación de frescor y limpieza que se respira en cada estancia. Ese olor se rescata en el perfume ‘Hideaway Touch’, exclusivamente creado por Dejavu Brands para el establecimiento. “Desde 2018, damos la bienvenida a nuestros huéspedes con esta fragancia, que se mimetiza con la decoración del hotel y que olfativamente transporta hasta lugares paradisíacos, donde el mar y el aire del sur son los protagonistas”, explica el director de Royal Hideaway Sancti Petri, Ignacio Martín.

El olfato, ese potente evocador de recuerdos, está adquiriendo protagonismo en el mundo hostelero. “El marketing olfativo juega un papel importantísimo en la captación y fidelización de los clientes”, mantiene Luciano Distefani, consejero delegado de Ambifresh, empresa española fundada en 2005.

En sus inicios, la implementación de sensaciones olfativas se introdujo como herramienta de venta en el mundo del retail. Su capacidad de crear experiencias diferenciadoras así como su importancia en la percepción del cliente, ha puesto el foco sobre sus posibilidades para el mercado hotelero y de la restauración. “Una fragancia puede ayudar al negocio a comunicar, a relajar y a variar el estado anímico del cliente. Cuando uno se imagina en un hotel con todo ordenado, limpio y cuidado, pero cuyo olor no es agradable, por muy bien que esté todo lo demás, la sensación será muy desagradable. Un buen aroma aportará confianza, seguridad y un toque de distinción único”, añade Distefani.

¿Cómo quieres que huela tu negocio?

Para la creación del bautizado como ‘odotipo’, es indispensable contar con el asesoramiento de un equipo especialista, no ya sólo en marketing, sino también en olores. Tal y como explica Marc Mühlemann, de Aromas Fenpal, el primer paso es conocer la empresa desde dentro: su historia, filosofía, misión, tipo de público al que se dirige... “Con toda esta información, nuestros perfumistas elaboran un estudio y desarrollan entre 6 y 9 fragancias para el cliente, que deberá seleccionar la que más le guste”, describe.

Los motivos por los que crear el aroma perfecto van desde eliminar un mal olor para después aromatizar el espacio, a identificar la marca con un aroma, destacar determinados servicios o añadir valor a la propuesta. En todos estos casos, habrá que analizar el tipo local o edificio en el que se va a implantar, teniendo en cuenta dimensiones, volumen, corrientes y efectos chimenea, tránsito, estacionalidad, horarios de mayor afluencia, etc.

“La observación de todos estos factores, junto con la identificación de la clientela, permite  componer y completar las notas principales del perfume”, apunta Pablo Alberti, creador de Scent4, compañía con más de 12 años de experiencia en perfumar restaurantes, hoteles, centros comerciales, oficinas y establecimientos de retail, entre otros.

En su caso, este ‘atelier’ de fragancias formado en Grasse, localidad provenzal cuna del perfume francés, cuenta con una selección propia de más de 350 referencias, a la que se une la colección de más de 3.000 que reúnen los ‘parfume houses’ con los que trabaja la marca. “Una esencia de nuestra colección puede tener hasta 20 y 25 notas en cabeza, corazón y fondo. Eso hace que se cree un efecto sutil de subida y bajada de la percepción y que aparezcan en cada momento los diferentes matices de la referencia (cítricos, florales, maderas, ámbares), tal y como ocurre en la piel”, describe el especialista, que añade que “este tipo de perfumes complejos, que surgen y desaparecen sutilmente”, son precisamente los que quedan en el recuerdo.

Acertar con el perfume

Las posibilidades de aromatización son tantas como las necesidades que se planteen. “Hay grupos que buscan una referencia en exclusiva y que todos los edificios con su marca tengan el mismo olor. Pero no es lo mismo un hotel que está en la ciudad que otro que está en la montaña o en la playa, por ejemplo. Que cada establecimiento tenga su propia personalidad olfativa es el objetivo”, reconoce Alberti.

En el caso de los restaurantes, su aplicación se fundamenta en la creación de un ambiente adecuado y acorde al tipo de comida que se sirve en el mismo. Algunas cafeterías utilizan olor a café o pan recién hecho, mientras que en los establecimientos asiáticos, el jengibre suele ser acertado. “Uno de nuestros últimos proyectos se ha realizado en un exclusivo restaurante japonés de Madrid, en el que el aroma elegido se cimenta en las especias e ingredientes utilizados en sus creaciones”, comenta el experto. La clave para que ese olor característico funcione en un local de estas características está en “buscar la sutileza e introducirlo en las zonas más neutras”, añade. 

Además, hay que tener en cuenta que la intolerancia o sensibilidad a ciertas sustancias capaces de provocar alergias y olores de cabeza. En ese sentido, Scent4 cuenta con los cinco certificados del IFRA (Asociación Internacional de Fragancias), que garantizan que sus perfumes reducen este tipo de problemas.


Pasar a la práctica: cómo perfumar el espacio

Lejos de los ambientadores empleados en el ámbito doméstico, en este caso las empresas disponen de equipos técnicos exclusivamente dedicados la aromatización de los espacios. Se trabajan con varios sistemas: ventilación en frío, pulverización automática, ultrasonidos, capilaridad “pero el más seguro es la micro-difusión”, reconoce Luciano Distefano.

El CEO de Ambifresh aclara que “se realiza mediante máquinas programables que funcionan con aceites esenciales preparados para la difusión por nebulización al ambiente y que no pueden usar agua ni alcohol, sólo el producto adecuado para su correcto funcionamiento”. En su caso, disponen de diferentes modelos adaptados a los metros cuadrados que haya que cubrir: desde las más pequeñas, aptas para espacios de 50 m2 a equipamientos más potentes indicados para instalaciones de 1.500 m2 y que se pueden conectar a los conductos del aire acondicionado. Según Distefano, “la ventaja de estas máquinas es que prácticamente no necesitan mantenimiento, son limpias y respetuosas con el medio ambiente”.

En Aromas Fenpal, por su parte, consideran que lo más efectivo es instalar el equipo a través del conducto de ventilación. “Así aprovechamos la corriente de aire del conducto para repartir el aroma”, señala Marc Mühlemann.

Que la empresa cuente con fabricación propia, disponer de un servicio ágil, con capacidad de reacción, y que estas máquinas puedan ser controladas de forma remota son también dos puntos importantes a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor opción, ya que será más fácil manipular los parámetros para regular la intensidad del perfume. Usar la cantidad de perfume es también un factor determinante.

"La clave final es acometer la aromatización a modo de proyecto y hacerlo bien. Al fin y al cabo, una marca olfativa es lo que la clientela percibe y es mejor no hacerlo mal para no crear el objetivo contrario al deseado", concluye Pablo Alberti de Scent4.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus