por InfoHoreca 3 de enero, 2017 Bodega comentarios Bookmark and Share
< Volver

El cálculo de la huella de carbono o la instalación de una caldera de biomasa son algunas de las medidas por las que González Byass ha obtenido esta certificación que pone en valor su compromiso con el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático.

González Byass Jerez ha conseguido la certificación de Wineries for climate protection (WfCP), una norma impulsada por la Federación Española del Vino (FEV),con la colaboración de la Asociación Española de Normalización (AENOR). Con este título, la bodega se convierte en la única de Jerez y una de las ocho primeras de España en lograr este título. 

Para la obtención del mismo, Bureau Veritas Iberia ha llevado a cabo una revisión externa en cuatro ámbitos de actuación que exige la norma: emisiones a la atmósfera, energías renovables y eficiencia energética, gestión del agua y reducción de residuos.

El cálculo de la huella de carbono, que permite llevar a cabo un plan de reducción de emisiones a la atmósfera; la instalación de una caldera de biomasa, que emplea los restos orgánicos como fuente de energía; el consumo de energía eléctrica “verde” procedente de fuentes renovables; el cambio de luminarias por otras de mayor eficiencia que reducen el consumo de energía; la monitorización de los consumos o el cambio de los procesos de la bodega para reducir el gasto de agua, son algunas de las acciones realizadas en las instalaciones de la Bodega González Byass Jerez La puesta en marcha de una serie de medidas concretas en el grupo de bodegas de González Byass y, en este caso concreto, en su centro de Jerez, Las Copas, en el ámbito de la protección del medio ambiente.

 Acciones para ser más sostenible de González Byass

  1. Reducción de las emisiones generadas a la atmósfera. Con la disminución del consumo de fuel de los tractores empleados en las viñas, el uso de vehículos eléctricos dentro de las bodegas, el fomento de las multiconferencias y vídeo-conferencias para reducir desplazamientos y la plantación iniciada de 10.000 árboles de especies autóctonos en los viñedos en los próximos 5 años.
  2. Disminución del consumo energético. Con la sustitución por luminarias de alta eficiencia en las bodegas, instalación de detectores de presencia, regulación de la temperatura de los equipos de aire acondicionado, uso de controladores automáticos de temperatura en los depósitos, vendimias nocturnas, auditorías energéticas periódicas y sustitución de equipos por otros más eficientes.
  3. Incremento del uso de energías limpias. Se dispone de calderas de biomasa para la reutilización de los residuos orgánicos del viñedo, transformándolos en energía y se han instalado placas solares para calentar agua en las bodegas.
  4. Ahorro del consumo de agua. Mediante balsas para la recogida de agua de lluvia, el uso de técnicas de “riego deficitario controlado” para el riego de la vid, recogida y reutilización del  agua de limpieza de las máquinas cosechadoras, recuperación del agua de refrigeración de los depósitos de fermentación y de las enjuagadoras de las plantas de embotellado. Además, se realiza una correcta gestión de los vertidos en todos los centros, que cuentan con plantas de tratamiento de aguas.
  5. Reducción de la cantidad de residuos generados por la actividad. Recuperando los subproductos de la vinificación y destilación, realizando el compostaje de los raspones de las despalilladoras con estiércol vacuno para usarlo como abono orgánico. En uno de sus centros realiza una depuración integral de los vertidos usando exclusivamente plantas macrófitas. En todos sus centros recicla el 100% de los residuos de papel, cartón, vidrio y plástico generados en las instalaciones.
  6. Compromiso con los proveedores y apuesta por el ecodiseño. Con la reducción del peso de vidrio en las botellas, empleo de envases y embalajes de materiales reciclados, compra de cajas de cartón y madera que provienen de bosques certificados PEFC y dando apoyo técnico y formación a los proveedores para conseguir una mejora de su comportamiento ambiental.
  7. Desarrollo de prácticas de agricultura sostenible en los viñedos. Con técnicas de producción integrada y ecológica, abonado orgánico, producción ecológica en algunos viñedos y sustitución del tratamiento químico por la lucha biológica siempre que sea posible.
  8. Conservación de la biodiversidad en el entorno. Conservación de la biodiversidad en el entorno. Con la recuperación de variedades viníferas autóctonas y ancestrales, protección de la fauna en peligro de extinción y conservación de jardines y especies autóctonas.
  9. Compromiso con la sociedad. Con una gama de productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; con el CIDIMA (“Calidad, Investigación, Desarrollo e Innovación y Medio Ambiente”), el primer centro de investigación privado de España fundado en 1955 y con formación y organización de jornadas de voluntariado corporativo. En este sentido, y en colaboración con WWF, se está llevando a cabo la plantación de especies autóctonas para la recuperación  de la conectividad del paisaje a través de la mejora forestal.
  10. Compromiso social con los empleados. Flexibilidad en jornada laboral, concesión de ayudas a estudios universitarios para hijos, un fondo social para protección de situaciones de especial necesidad y preocupación por el desarrollo profesional de los colaboradores con hincapié en la formación de los mismos.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus