por InfoHoreca 29 de octubre, 2015 Hostelería comentarios Bookmark and Share
< Volver

Aunque cada vez es más frecuente encontrarse con sábanas y toallas de otros colores, las sábanas de los hoteles suelen ser habitualmente blancas. Resuinsa, proveedora de textiles para la industria hostelera, expone algunas razones sobre por qué la tendencia del blanco es una moda que no pasa nunca.

Uno de los elementos más importantes de las habitaciones de los hoteles es transmitir limpieza. Por ellos pasan cada día gran cantidad de personas diferentes y el huésped debe encontrarse con una estancia limpia, confortable y con aspecto renovado. Las sábanas blancas garantizan ese efecto. Son impolutas y resplandecientes, y parecen nuevas cada vez que se cambian. 

Para lograr ese blanco impecable, la ropa de cama se lava a mayor temperatura y se trata con desinfectantes que proporcionan unas sábanas totalmente higienizadas y limpias. Una de las principales ventajas de este color es que permite detectar cualquier muestra de suciedad de forma inmediata, proporcionando mayor seguridad de limpieza que cualquier otro. Eso da tranquilidad y confianza. Justo lo que se quiere conseguir. 

Símbolo de lujo 

El blanco es el color que mejor transmite la calidad técnica, medida de forma objetiva, y también percibida, apreciada de forma subjetiva. Es el símbolo de lujo y la sofisticación, y se asocia a la pureza y la limpieza. No sólo a la vista, sino que se relaciona con sentirse y dormir mejor.

Facilita la logística de mantenimiento

A nivel logístico, el mantenimiento de sábanas blancas es mucho más sencillo que con las de color. Si se rompe o se gasta una pieza, se puede reemplazar, sin necesidad de cambiar todo el juego de ropa de cama.

Una moda tardía

Parece que no tiene ningún secreto, pero la moda de las camas blancas no siempre ha estado allí. Cuando los primeros hoteles empezaron a promover sus camas blancas en los años 90, la mayoría utilizaba sábanas de colores, porque eran más fáciles de mantener limpias. Su incorporación tuvo un efecto de renovación total, una blancura con aura en medio de la habitación que se ha ido expandiendo. 

El blanco es un color eterno, que siempre combina con cualquier otro del espectro de luz. Se puede renovar una habitación periódicamente cambiando los accesorios de textil como las mantas, plaids, cojines, cuadrantes y colchas según la ultima moda, y mantener las sábanas blancas sin necesidad de mayor inversión.  

Por todas estas razones, el producto de mayor éxito en Resuinsa para los hoteles son las sábanas blancas, piezas de alta calidad y larga duración, que tienen un sinfín de posibilidades de combinar y crear estilos personales para cada hotel y espacio. 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus