Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 15 de mayo, 2015 Lácteos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Esta variedad de Quesos de Suiza es un queso de “Alpage”, por lo que su producción comienza con la llegada del buen tiempo. 70 familias de productores elaboran este queso en 130 caseríos alpinos del glaciar de Diablerets y de los viñedos en bancales del lago Lemán, siguiendo un proceso tradicional.

En mayo, con la llegada del buen tiempo, más de 2.000 vacas son conducidas por senderos y caminos desde los valles hasta los pastos de alta montaña de los Alpes y Pre-Alpes del cantón suizo de Vaud, donde hace siglos nació la receta del queso L’Etivaz AOP, de Quesos de Suiza. Unas 70 familias se encargarán hasta el mes de octubre de elaborar 400 toneladas de este queso alpino en caseríos situados entre los 1.000 y los 2.000 metros de altitud.

Los maestros queseros trabajan para producir un queso tradicional, fabricado artesanalmente con leche cruda y no transportada que se calienta en grandes calderos de cobre sobre fuego generado con madera de boque. Esta leche procede de vacas que se alimentan de variados pastos naturales, cuya riqueza floral se refleja en su aroma y su gusto únicos.

El resultado es L’Etivaz AOP, un queso de entre 10 y 38 kg que se distingue por un sabor ligeramente afrutado y con un toque de nuez que le confieren las hierbas naturales y el humo de la madera al arder.

L’Etivaz AOP fue el primer producto alimentario suizo junto con el vino en obtener la Denominación de Origen en el año 2000. Para garantizar su autenticidad, calidad y trazabilidad, cada L’Etivaz AOP lleva la marca de caseína que el productor hace al colocar en la prensa la rueda de queso. Esto permite identificar su procedencia y fecha de fabricación cuando la pieza está entera. Además, un marcado a fuego adicional garantiza que cualquier queso que abandona las cavas hacia su comercialización es un L’Etivaz AOP. 

Descubra más sobre los quesos  L’Etivaz AOP, en este vídeo

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus