por InfoHoreca 20 de febrero, 2019 Hostelería comentarios Bookmark and Share
< Volver

La empresa Teka informa sobre el lenguaje de la posición de los cubiertos, un idioma imprescindible para saber qué opinan los comensales de los platos que hemos preparado. 

Cuando los cubiertos se dejan encima del plato creando una forma triangular y sin que los mangos de los cubiertos toquen el mantel significa que los comensales necesitan una pausa. Sin embargo, si los cubiertos se colocan sobre el plato en paralelo entre ellos y en perpendicular con respecto al borde de la mesa significa que ha terminado.
 
Hay 3 posiciones más, no tan reconocidas en el mundo de la hostelería. Entre ellas, la posición de que se está listo para el siguiente plato, que es dejando los cubiertos sobre el plato haciendo una cruz.
 
Por su parte, si el comensal considera que el plato ha sido excelente dejará los cubiertos en paralelo con respecto al borde de la mesa y con los mangos mirando hacia la izquierda. Sin embargo, si el plato no ha gustado los cubiertos formarán un triángulo mirando hacia arriba introduciendo la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor. Hay otros expertos en protocolo que señalan que formando una X encima del plato también se informa del desagrado hacia la receta.
 
Exceptuando las señales de pausa y finalización, el resto del lenguaje no es reconocido a nivel internacional, por lo que será mejor expresar de forma verbal si nos ha gustado el plato o no, ya que de esta manera nos aseguraremos que los anfitriones sepan nuestra opinión. 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus