Publicidad
Publicidad
Publicidad

Empresas Premium

por InfoHoreca 20 de enero, 2022 Bebidas, vinos y espirituosos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Desde 2010, El Grifo, la bodega más antigua de las Islas Canarias, elabora este vino de guarda de larga duración, 5-6 años mínimo, que demuestra que los vinos de Lanzarote sí tienen gran vida más allá del año 

El vino Lías Malvasía Volcánica es una de las referencias más premiadas nacional e internacionalmente de la bodega El Grifo, fundada en 1775 en Lanzarote. 

La uva, de la variedad malvasía volcánica, procede de cuatro viticultores de Tinajo (Mª Delia H., Mª Elena L., Mª Teresa M. y Ramón Q.) y fue vendimiada el 25 de julio de 2019. Los racimos se trasladaron el mismo día a la bodega en cajas de 18-20 kg., y se guardaron en la cámara climatizada hasta el día siguiente, cuando se introdujeron, sin despalillar, en la prensa.

El mosto, tras un desfangado estático de 24 horas, inició la fermentación con las propias levaduras de El Grifo. Finalizada la fermentación, la mitad de la partida se introdujo en barrica de roble francés de 500 litros, manteniendo la otra mitad en depósito.

Se batonearon durante tres meses tanto las barricas como el depósito para mantener las lías en suspensión. Tras el ensamblado de ambas partidas se continuó el batonaje en depósito hasta su clarificación y posterior embotellado, que se realizó el 23 de abril de 2020. Desde entonces permanece en botella.

Nota de cata Lías Malvasía Volcánica

Complejo y elegante, Lías Malvasía Volcánica destaca por un color verde limón con ligeras tonalidades doradas, fruto de la crianza, limpio y brillante. En cuanto al aroma, es un vino en evolución, por tanto, de intensidad media-alta. Recuerda a fruta fresca, cítrica como la cáscara de naranja y tropical, como el maracuyá y el mango. También se perciben flores -azahar, jazmín, violeta-, hinojo y aromas complejos como el sílex o el pedernal -fósforo-. La autolisis de las levaduras recuerda aromas de panadería y levadura. Además, la crianza en botella favorece aromas de frutos secos, miel y caramelo. 

En boca, tiene volumen, paso largo, untuoso, acidez natural muy marcada, frescura cítrica, notas minerales y ligeramente salinas. Final persistente.

Marida con aperitivos, quesos, encurtidos, pescado, mariscos y carne blanca. 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus