Publicidad
Publicidad
por InfoHoreca 29 de octubre, 2021 Higiene comentarios Bookmark and Share
< Volver

Desarrollada por Christie, la línea de productos CounterAct utiliza una tecnología de lámpara ultravioleta que permite su uso en espacios interiores ocupados por personas, como hoteles y restaurantes.

Christie ha anunciado la fabricación masiva de su línea de productos CounterAct  para la desinfección comercial mediante radiación ultravioleta. Los nuevos productos incorporan Care222, una tecnología  de radiación ultravioleta lejana (far-UVC) patentada para eliminar hasta un 99% de patógenos presentes en superficies de espacios interiores, como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) —el virus causante de la COVID-19—, pero también el virus de la gripe y bacterias y superbacterias resistentes a antibióticos,  que permite su uso en espacios interiores ocupados por personas, como hoteles y restaurantes.
 
Tras someterse a ensayos llevados a cabo en instalaciones de terceros, los modelos Christie CounterAct han demostrado que cumplen con los estándares CE, UL y UKCA de seguridad eléctrica, compatibilidad electromagéntica (EMC), seguimiento de la directiva relativa a equipos de radio y, lo más importante, seguridad fotobiológica.

El de la seguridad fotobiológica es un método diseñado para evaluar que el nivel de exposición a rayos ultravioleta de los ocupantes de un espacio cumple las directrices establecidas por el sector, un elemento crucial en las pruebas de verificación de terceros. 

Avances tecnológicos que añaden seguridad y eficacia a la desinfección UV 

La eficacia de la luz ultravioleta para neutralizar patógenos de manera efectiva está demostrada desde hace años. Sin embargo, la longitud de onda de 254 nanómetros empleada en otros productos de desinfección presentes en el mercado puede ser nociva para las personas, por su capacidad para atravesar la piel y el ojo humanos.

Las luminarias CounterAct emiten luz far-UVC de 222 nanómetros. Un estudio realizado en 2020 por la Universidad de Kobe determina que puede emplearse de manera segura en presencia de personas. La longitud de onda 222 es precisamente la que garantiza la efectividad contra patógenos en espacios ocupados, sin perjuicio alguno para la salud humana. Pero además, Care222 es la primera tecnología far-UVC del mundo dotada de un filtro óptico patentado que es capaz de bloquear la emisión de longitudes de onda UVC potencialmente dañinas (>230nm).

Además, las luminarias CounterAct son tan sencillas de instalar como cualquier otra lámpara y fáciles de gestionar. 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus