por InfoHoreca 28 de noviembre, 2018 Catering y take away comentarios Bookmark and Share
< Volver

Más allá de la típica visión de "caja para transportar", un buen envase de comida para llevar influye en la imagen de marca, la fidelización del cliente, aumento del ticket medio... Mobento Packaging apunta cuáles son los criterios para elegir los mejores packaging para los servicios delivery y el take away.

Al diseñar el envase, Mobento Packaging ya no solo piensa en el cliente (restaurante), si no también en el cliente del cliente (consumidor final).

Para la empresa, los factores imprescindibles para el packaging de la comida a domicilio son:

  • 1. Resistencia del material y calidad de impresión

El cartón folding es una opción más que interesante para los envases de comida para llevar. Este material está formado por una base de varias capas de pasta mecánica situadas entre dos capas de pasta química estucadas.

Las principales ventajas que ofrece son:
• Gran resistencia debido a su alta densidad.
• Libre de ácido con certificado PEFC (certificación forestal).
• Alta estabilidad dimensional.
• Muy ligero.
• Ofrece una garantía óptima en calidad de impresión por ambas caras.
• Apto para el contacto con alimentos.

  •  2. Condiciones óptimas de recepción del alimento

El alimento tiene que llegar al domicilio del cliente en las mejores condiciones alimentarias. La combinación de unos simples agujeros y el cartón plegable (Folding) permite que respire el contenido, evitando así que la comida se convierta en “chicle” antes de su recepción.

  • 3. Imagen de marca

La experiencia del usuario debe comenzar desde el momento que éste toma contacto con nosotros y la primera impresión en muchos casos es el packaging.

Un buen diseño de packaging hará que la imagen de la marca sea perdurable en el tiempo y se grabe en las mentes de los consumidores.

Su principal papel en un tiempo pasado fue proteger y conservar, pero ahora si además resulta llamativo, mucho mejor.

  • 4. Personalización proactiva con el cliente final

Para personalizar el packaging, sobretodo hay que tener en cuenta a quien va dirigido y/o la idea que queremos transmitir.  La marca, puede conectar a una comunidad de consumidores afines mucho más amplia, creando una conexión entre el individuo y la sociedad que lo rodea. Se trata de sentirse incluido, de relacionarse y ser aceptado socialmente, sentir y ser percibido como “yo también”.

Un packaging atractivo para el cliente final, puede incentivar a este a compartirlo con su red de contactos online. Satisfaciendo así necesidades sociales (aceptación, amistad, pertenencia...). Lo que nos lleva a generar una publicidad gratuita y exponencial para el establecimiento.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus