Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 7 de septiembre, 2020 Bodega comentarios Bookmark and Share
< Volver

La bodega gallega Terras Gauda y la argentina Finca Von Wigstein, especializada en vitivinicultura biodinámica, estudian cómo mejorar la biodiversidad de los suelos en ambos hemisferios, dos zonas geográficas con condiciones muy diferentes.  

Mejorar la salud integral del viñedo gracias a la reactivación de la biodiversidad microbiana "probablemente reducida”" es el objetivo del proyecto Bettersoil, una iniciativa de Terras Gauda en la que cuenta con la colaboración de Finca Von Wigstein (Alpamanta), una bodega argentina que practica la vitivinicultura biodinámica y está situada en Mendoza, a los pies de la cordillera de los Andes

Terras Gauda trabaja ya en verificar cómo y en qué magnitud implementar manejos de intensificación ecológica mejora el funcionamiento del sistema suelo-planta del viñedo. Lo hará observando los efectos directos en las comunidades microbianas del suelo y la rizosfera (la parte de suelo en contacto con las raíces vivas y que está bajo la influencia de éstas) e, indirectamente, en la salud y productividad de la vid, así como en la calidad de las uvas y del vino elaborado con las mismas. “

"La restauración de la microbiota nos llevará a un mejor equilibrio de los elementos esenciales para el suelo y para las plantas. Esto desencadenará una respuesta específica en la vid, la resistencia inducida, que estimula la capacidad del sistema inmunitario vegetal para hacer frente de forma natural a los microorganismos perjudiciales para la vid”", explica Emilio Rodríguez Canas, el director enológico de la bodega.

Técnicas de intensificación ecológica

Son técnicas que abarcan acciones conjuntas llevadas a cabo en el viñedo y consideradas de forma holística: oxigenación precisa del suelo incluso en la línea de cepas, uso de diversas cubiertas vegetales, eliminación manual de brotes superfluos, abonado exclusivo con vermicompost y reducción al máximo de la aplicación de fitosanitarios, entre otras. 

La bodega analizará los cambios producidos por la aplicación de estas técnicas en el suelo, la vid y el vino final realizando una vinificación comparativa con la uva procedente de una parcela testigo.

“"Creemos que los cambios en la microbiota del suelo se verán reflejados en los microorganismos que nos encontraremos en la parte aérea, fundamentalmente en las poblaciones de levaduras y bacterias que tanto influyen en la vinificación"”, prosigue Emilio Rodríguez Canas.

Hemisferio Norte frente a Hemisferio Sur

Pero el mayor valor científico del proyecto Bettersoil es, según sus responsables, la comparativa entre las conclusiones obtenidas por Terras Gauda y por la bodega de Argentina." Partimos de dos latitudes contrarias: Hemisferio Norte – Hemisferio Sur, con viñedos a diferentes altitudes 50-170 metros en el caso de Terras Gauda, en torno a 950 en el de Alpamanta; suelos de pizarra que aportan notas minerales frente a tres tipos de texturas: arenas, arcillas y limos; variedad blanca, Albariño, en contraposición de tinta, Malbec, condiciones climáticas también diferenciadas, así como las formas de cultivo. Una información de sumo interés para corroborar la eficacia de introducir la intensificación ecológica en el viñedo para mejorar la biodiversidad de los suelos", explican desde la bodega.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus