Publicidad Publicidad
por InfoHoreca 14 de abril, 2020 Marketing restaurantes comentarios Bookmark and Share
< Volver

En la creación de un concepto gastronómico integral es necesario cuidar y perfeccionar hasta el más mínimo detalle en cada proyecto, con el objetivo de hacer que la visita de cada comensal se encuentre llena de momentos únicos e inolvidables, abandonen la etiqueta de “clientes” y se conviertan en auténticos fans de la marca. Jorge Ogalla, responsable de marketing de Talentchef, explica cómo hacerlo en este artículo para InfoHoreca. 

En Talentchef seguimos una serie de etapas con el fin de matizar todo lo relacionado con el nuevo restaurante (tanto a nivel gastronómico, como ambiental y de imagen) basándonos en nuestro ‘principio de causalidad’: todos los elementos y aspectos que dan forma a un concepto tienen un porqué, permitiendo crear, a través de todo ello, un storytelling completamente definido.

Este trabajo conlleva tareas como:

  • el análisis de mercado y situación actual de la marca,
  • la propia definición conceptual (cuál será el target y elementos diferenciadores),
  • el diseño de la identidad de marca que acompañará al nuevo concepto,
  • la configuración del espacio interior (distribución, áreas, FF&E, OS&E, etc.),
  • el desarrollo del concepto culinario (estructura de la oferta gastronómica)
  • y otros aspectos, como la definición de los uniformes y ambiente musical, selección del equipamiento operacional y análisis del personal de trabajo encargado de proyectar esta nueva filosofía sobre el cliente final.

Análisis de un caso real: Oh My Toro 

El caso del restyling de Oh My Toro, marca de restauración del Grupo Osborne, supuso un gran reto para nuestro equipo. El proyecto partía del interés de Osborne de dar un paso adelante en el concepto Toro Tapas, que actualmente es un éxito en su actual ubicación en el Puerto de Santamaría, en Cádiz.

El objetivo fue, por tanto, desarrollar un concepto gastronómico (apoyado en la mítica marca del Toro de Osborne) actualizado en imagen, entorno y oferta gastronómica, posicionando la marca de manera divertida, innovadora y contemporánea sin renunciar a su esencia.

Este cambio se sostenía en el impacto que conllevaría tanto a nivel corporativo como de percepción frente al público. Por un lado, estaba la oportunidad de evolución del propio concepto y su alineación con las tendencias (como el eatment) y formatos que triunfan actualmente en el sector de la restauración; y, por otro, lograr ofrecer una experiencia acorde y adaptada a las expectativas y necesidades de los nuevos comensales, traspasando el plano gastronómico y acariciando el terreno de las emociones.

Sabedores de la importancia de las redes sociales en la restauración, quisimos que todo aquello que ocurriera en Oh My Toro fuera ‘instagrameable’: desde los propios platos hasta cualquier rincón o elemento decorativo del establecimiento.

El concepto adopta, desde la perspectiva visual, referencias artísticas contemporáneas (en base a distintos estilos urbanos) para llenarse de color, dinamismo y contrastes, creando una atmósfera agradable, cargada de buena vibra y bajo un estilo de diseño industrial.

Así, fuimos dando forma a ‘la taberna del futuro’, donde predomina una oferta gastronómica con platos para compartir (respetando la cultura española y andaluza), dentro de un entorno divertido y dinámico donde el único protagonista es el cliente, sin privarlo de ser un lugar con clase, estilo y con un servicio de calidad.

La nueva distribución del local permite jugar con el espacio para crear distintas áreas o zonas mediante la combinación de mesas altas y bajas, rincones reservados y una barra circular que emerge como una de las protagonistas del lugar.

Por otro lado, la música es uno de sus elementos más importantes, tanto en el propio storytelling del concepto como en su oferta, permitiendo un maridaje musical entre la carta de coctelería y el estado de ánimo que proyectan algunas de las canciones que dan vida a la banda sonora del establecimiento.

Este nuevo concepto se presenta dos formatos: la versión calle y el local de aeropuerto, mucho más dinámico que el anterior, pero sin perder la esencia que lo diferencia del resto de puntos de venta.

Osborne prevé testar este concepto en el futuro y llevarlo a la realidad mediante un proceso de expansión selectivo a distintas ciudades españolas, encontrándose actualmente en fase de captación de nuevos colaboradores que quieran unirse al grupo. 

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus