por InfoHoreca 5 de abril, 2018 Equipamiento comentarios Bookmark and Share
< Volver

La utilización de máquinas en el sector de la hostelería conlleva un elevado coste social que es provocado por la cantidad de accidentes que se sufren diariamente. Estos costes pueden verse reducidos si tenemos en cuenta la seguridad, tanto en las fases de fabricación y diseño de las máquinas, como en su posterior instalación y mantenimiento. Asimismo, es de vital importancia corroborar que tus equipos cumplen las normativas vigentes, tanto a nivel europeo como internacional.

En función del país en el que vayamos a operar, tenemos que cumplir una serie de normativas; si lo que buscamos es la comercialización en Europa, tenemos el Marcado CE, un sello que nos indica que el producto cumple con las Directivas Europeas que le son de aplicación y supera los requisitos necesarios para su posterior comercialización. Esta normativa se aplica tanto a máquinas, como equipos intercambiables; componentes de seguridad; accesorios de elevación; cadenas, cables y cinchas; dispositivos amovibles de transmisión mecánica, y cuasi máquinas.

Si nuestra atención se centra en los materiales de fabricación de equipos eléctricos y electrónicos para el sector de la hostelería, existen dos normativas imprescindibles: La Directiva RoHS y El Reglamento REACH.

Ambas normativas buscan salvaguardar la protección de la salud humana y el medio ambiente. Por un lado,La Directiva RoHS limita el contenido de sustancias nocivas, regulando el uso de componentes potencialmente peligrosos; mientras por otro lado, El Reglamento de la Unión Europea REACH se adopta contra los riesgos que pueden presentar los productos químicos.

Pero si nos focalizamos en la exportación a América, tenemos que hacer hincapié en las Directivas UL. Consisten en una red de laboratorios “Underwriters Laboratories” donde se corrobora que los productos cumplen con todas las directrices necesarias, y si es así, se otorgan los distintos números de certificado UL.

A la hora de evaluar la seguridad de la máquina, hay que tener presentes dos aspectos fundamentales, por un lado el Fuego y Descarga Eléctrica AHJ, donde se analizarían los componentes, el equipamiento y su instalación; y por otro, la Salud y Seguridad Ocupacional.

Es imprescindible que estas normativas las cumplan todos los materiales que forman parte de los equipos eléctricos y electrónicos. Por esta razón es imprescindible exigir a tus proveedores de componentes el cumplimiento de este marco legal, otorgándole a tus equipos los sellos de calidad necesarios y evitando que el proyecto se detenga a lo largo de la cadena de valor.

Fuente: CLR, Compañía Levantina de Reductores y Motorreductores

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus